LA CORRUPCIÓN Y TAMBIEN LA IMPUNIDAD EN LA ECONOMÍA NACIONAL ESPAÑOLA D. José Luis Peñas El delator de la Gürtel ha escrito un libro "Uno de los suyos" : "Denunciar la corrupción no le sale gratis a nadie"


¿Es España uno de los países desarrollados dentro de la UE con más impunidad y corrupción y tambien mayor dilación de la justicia en tramitar las denucnias como sus juicios ?

En España el nivel de percepción social de la corrupción y tambien de impunidad es muy alto según tambien lo ha constatado la Unión Europea que ha llamado la atención sobre este asunto por considerar es un problema muy grave. En cambio, diferentes estudios muestran que los casos efectivos de corrupción y tambien impunidad no se corresponden con ese nivel tan alto de percepción. Es muy importante prevenir la corrupción y la impunidad, en este sentido, cuanta más transparencia haya mejor y también eso ayudaría a cambiar la percepción de los ciudadanos en favor de lo que está realmente sucediendo.




LA CORRUPCIÓN Y IMPUNIDAD EN LA ECONOMÍA NACIONAL D. José Luis Peñas El delator de la Gürtel : "Denunciar la corrupción...

Uno de los suyos

Posted by Julian Flores Garcia on Jueves, 17 de marzo de 2016


















D. José Luis Peñas : el delator de la Gürtel : Siseguridad Coaching Safety :Consultoría de formación en seguridad y autoprotección integral : Denunciar la corrupción no le sale gratis a nadie"

 Ser uno de los suyos. Gozar de su protección y su respeto. El lado más romántico de la mafia, ése que nos han 'vendido' sagas como 'El Padrino' o 'Los Soprano', ha convertido a la organización en un objeto de secreto deseo. En un concepto que se anhela y se consume. «Todos hemos fantaseado con vivir en una organización así aunque sea por un día», afirma Louis Ferrante, un ex miembro del clan de los Gambino ahora reinsertado tras cumplir ocho años de prisión por negarse a delatar a sus compañeros. Sólo hay que fijarse en la cantidad de servicios que recurren a su imagen. La 'marca mafia' funciona


El exconcejal, José Luis Peñas, delator de la trama Gürtel, presenta en su libro 'Uno de los suyos, confesiones de un delator' y asegura que el único miedo que tiene es que le hagan daño a su familia. Además, explica cómo realizó las grabaciones de las reuniones desde que es enteró de la red de corrupción que llevaba Francisco Correa. 

 El hombre que detonó el caso Gürtel explica cómo y por qué lo hizo.Sinopsis del libro " Uno de los suyos" :
Pasó, en pocos años, de funcionario del Ayuntamiento de Madrid a concejal en uno de los bastiones del PP, Majadahonda, donde conoció a Francisco Correa, entonces uno de los hombres mejor relacionados de España.  Fue su colaborador, su cómplice. Presenció las miserias, las corruptelas, las noches más turbias y los negocios ennegrecidos del Don Vito madrileño y de otros, como Francisco Granados, que entonces llevaban la etiqueta de triunfadores.
Este jefe de ordenanzas que un día entró en el juego sucio de la política pudo ver con sus propios ojos como alcaldes de diversas localidades firmaban contratos a dedo a cambio de un maletín con dinero y de qué forma gerifaltes de la política madrileña movían de sus puestos a sus secuaces si no eran dignos de su confianza: es decir, si no repartían el botín con los de arriba.
Un día decidió que no podía seguir siendo testigo de todo aquello. Empezó a grabar conversaciones y a recoger pruebas que le servirían para llevar ante la justicia a aquellos que habían confiado en él. Lo hizo durante casi dos años. En noviembre de 2007, presentó una denuncia. Se convirtió en el gran delator. Y aquí lo cuenta todo: por qué dio ese paso, el miedo a ser cazado, todas las dudas, el no saber qué pasaría con él y si alguien le creería. Y la gran pregunta: ¿valió la pena?

 








La corrupción por definición es la práctica que consiste en hacer abuso de poder, de funciones o de medios para sacar un provecho económico o de otra índole personal. Se entiende como corrupción economica y política al mal uso del poder público para obtener una ventaja ilegítima: “Los casos de corrupción en España han llegado a las primeras planas de los diarios de todo el mundo” no existia la corrupción es España hasta que algunos valientes han considerado poner una denuncia en el Juzgado y ponerse con ello en la picota de todos.

En estos momentos, tal y como conocemos a través de los diversos medios de comunicación españoles y mundiales, se han producido numerosos casos de corrupción economica y política. Esto viene a demostrar no sólo que la impunidad ha convivido tambien, la que puede considerarse que es necesario actuar contra los distintos dirigentes economicos y politicos sino también la necesidad del endurecimiento de las leyes españolas para estas situaciones y de una reforma política generalizada que permita modificar las leyes para que sean màs severas contra corrupción y impunidad.



La Impunidad es una excepción de castigo o escape de la sanción que implica un delito,es especialmente común en países que carecen de una tradición judicial
La impunidad constituye una infracción de las obligaciones que tienen los Estados de investigar las violaciones de la ley, adoptar medidas apropiadas respecto de sus autores, especialmente en la esfera de la justicia, para que las personas sospechosas de responsabilidad penal sean procesadas, juzgadas y condenadas a penas apropiadas, de garantizar a las víctimas recursos eficaces y la reparación de los perjuicios sufridos de garantizar el derecho inalienable a conocer la verdad y de tomar todas las medidas necesarias para evitar la repetición de dichas violaciones.























El delator del 'Caso Gürtel', José Luis Peñas, está imputado por varios delitos de corrupción y declarará el día 3 de abril ante el juez, el fiscal pide 6 años y medio de prisión. "Estoy deseando que llegue el juicio para demostrar mi inocencia absoluta", declara, asegura que estuvo dentro de la trama grabando durante dos años y medio las conversaciones con Francisco Correa. 
 



¿Cuál es el principal problema para luchar contra la corrupcion y impunidad en la economia española, la falta de transparencia de los partidos politicos , las relaciones mafiosas de políticos y empresarios españoles, que a veces deviene tráfico de influencias, blanqueo de capitales, clientelismo, amiguismo,..... etc.?

Ambas cosas. Por un lado cuanta más transparencia haya más difícil será que se den casos de corrupción y impunidad, que se genera y surge en ambientes mafiosos, opacos y secretos. La luz y la transparencia es el mejor desinfectante contra ella, como dijo un juez norteamericano. Si esta no se da es cuando la estrecha vinculación entre un alto cargo y su círculo puede concluir con conflictos de interesas y otras prácticas que acaben en corrupción y impunidad. Por eso hay que tomar medidas de prevención contra la corrupción y la impunidad en España.

























 
Señala que su único temor es que le pase algo a su familia. Declara que un todoterreno negro le provocó un accidente de tráfico a su mujer y esa misma noche recibió una llamada diciendo que la próxima vez sería desde más alto y con sus hijos dentro.
Sobre las grabaciones, asegura que aunque Correa es muy listo e inteligente, es una persona fácil de engañar y llevaba la conversación por donde quería. Además, confirma que nunca le ofrecieron dinero porque sabían que no lo iba a aceptar.



José Luis Peñas, el funcionari que va destapar el cas Gürtel, ens presenta el seu llibre Uno de los suyos, en què relata la seva versió dels fets. Per què va decidir gravar durant dos anys Francisco Correa? Què va suposar això? Quines conseqüències tenia? El cas Gürtel es considera la pitjor xarxa de corrupció mai coneguda. El delator del cas, José Luis Peñas, diu que por n’ha tingut. La pitjor amenaça que ha patit ha estat a través del telèfon. Van fer que la seva dona tingués un accident de cotxe i, durant els primers quatre anys (2009-2013) del cas Gürtel, ell va ser assenyalat constantment. Peñas ha dit: “Era angoixant sortir al carrer, la gent normal m’assenyalava.” També ha dit que durant els deu primers anys, del 2000 al 2010, la sensació d’impunitat era majoritària. Fuente 8aldia
Coaching Safety Integral de Personas MAIP ha dejado un nuevo comentario en su entrada "D. José Luis Peñas El delator de la Gürtel: "Denun...":

Nos convertimos en parte de la corriente cuando todo nos da igual la corrupción y la impunidad, en vez de estar encontra de esos corruptos y sus complices en contra del dolor de un pueblo que llora sangre. Hasta cuando vamos a permitir esto porque nuestro codigo penal no la establece "Hay que promover la figra de delator que tira de la manta contra la corrupción y impunidad en la economia española"
... http://kcy.me/2bv8a


Se conoce como Sistema Nacional de Integridad (SNI), siguiendo la terminología de la organización Transparency Internacional, al conjunto de las instituciones y prácticas que definen la gobernabilidad de un país en el marco de una democracia avanzada. El control de la corrupción se considera una parte de esta aproximación integral ya que los países con mayor gobierno, -más democráticos, transparentes, participativos e igualitarios- presentan los índices de corrupción más bajos y los índices más altos de confianza de la gente en las instituciones y cargos públicos.
El buen gobierno se entiende como la forma de ejercer el poder orientada al interés general mediante una gestión íntegra de los poderes públicos para un desarrollo sostenible. Comporta la participación ciudadana en las decisiones públicas e implica un adecuado rendimiento de cuentas, vertical y horizontal. Tan importante es el control de abajo a arriba, a cargo de la sociedad civil, como un adecuado juego de pesos y contrapesos entre instituciones, mediante la vigilancia recíproca y la responsabilidad compartida, que asegure que el poder se dispersa y nadie tiene el monopolio.
Las doce instituciones que identifican como más significativas en este terreno son: el poder legislativo, el poder judicial, el poder ejecutivo, el sector público, las agencias de aplicación de la ley - fiscalía, policía, agencias anticorrupción- los partidos políticos, el tribunal de cuentas, el defensor del pueblo, las juntas electorales, la sociedad civil, los medios de comunicación y el sector empresarial. Efectivamente, un sistema bien articulado debe tener un gobierno que trabaje por el interés general y no por intereses particulares de determinados sectores o élites y una administración profesional y eficiente. Pero también debe contar con entes de control independientes y eficaces, con unos partidos políticos al servicio del juego democrático, con medios de comunicación libres, con empresas responsables y con una ciudadanía bien informada y comprometida, capaz de ejercer un control social efectivo.
Incluso cuando la corrupción es endémica hay un componente de debilidad sistémica y es preciso poner énfasis en las reformas estructurales más que en la culpa individual.
Esta fórmula holística, basada en el estudio del funcionamiento e interrelación de los pilares o fundamentos que conforman el SNI de un país, permite comprender mejor sus fortalezas y debilidades y, sobre todo, ayuda a enfocar correctamente las reformas necesarias. Los cambios pueden afectar al marco de legalidad, que nos protege de la arbitrariedad y los abusos y las reformas legales son imprescindibles, pero habrá que acompañarlas de ajustes organizativos y burocráticos, de nuevos códigos de liderazgo o de reformas civiles.
La Oficina Antifraude trabaja con alguno de los ejes que, transversalmente, afectan a los pilares descritos. Mediante el asesoramiento normativo, es decir, sugiriendo modificaciones a leyes y normas de diverso rango, persigue la mejora del marco normativo desde el punto de vista de la integridad. Vela, por ejemplo, para que las instituciones dispongan de mecanismos de control suficientes y correctamente diseñados y buenos instrumentos de participación, para que quede garantizado el principio de igualdad o se defienda la imparcialidad en los procesos.
Actualmente centra sus esfuerzos en promover la transparencia del sector público, garantizar el acceso a la información pública e incidir en la educación de los jóvenes, con programas específicos para la secundaria y las universidades. También lleva a cabo acciones diversas de sensibilización y estudia las actitudes y percepciones de la ciudadanía.
 

Percepción de la corrupción

Uno de los principales problemas para medir la corrupción es la dificultad de contar con datos fiables sobre los casos existentes, en buena parte por la heterogeneidad de las herramientas de medida, que difieren considerablemente en su alcance, metodología y objeto. Por este motivo resulta muy útil disponer de indicadores sobre la percepción de la ciudadanía y su evolución. Por otra parte, la información sobre las actitudes sociales alrededor de este fenómeno nos ilustra sobre los grados de tolerancia y aceptación de las conductas contrarias a la integridad. Este conocimiento sirve para definir políticas anticorrupción eficaces y acciones orientadas a los cambios culturales que las han de acompañar.
La Oficina Antifraude hizo su primer estudio monográfico, de alcance catalán, el año 2010. Los barómetros de los años 2012 y 2014 mantuvieron la serie sobre percepción, la que nos permite un análisis comparado y evolutivo, mientras que en cada uno de los estudios se abordan temas específicos de carácter transversal, como la transparencia o los conflictos de interés.

Cultura de la integridad: el papel de la educación



La Oficina Antifraude lleva a cabo acciones orientadas al establecimiento y mejora de un marco normativo que tenga presente la perspectiva de integridad, evitando los riesgos de corrupción y minimizando los contextos propicios a las irregularidades.
Con carácter de propuestas, la Oficina formula alegaciones y sugerencias dirigidas a los poderes públicos responsables de la creación, modificación o derogación de normas.
Las aportaciones que efectúa la Oficina en desarrollo de esta función toman como base el texto de la iniciativa y el resto de documentación que haya dado a conocer el organismo impulsor, y no prejuzgan futuros pronunciamientos de la Oficina Antifraude de Cataluña.



La transparencia es uno de los elementos relevantes desde el punto de vista de la gobernanza. Por gobernanza entendemos el proceso mediante el cual el conjunto de instituciones económicas, políticas y sociales de un país participan del ejercicio del poder. Deviene "buena gobernanza" cuando hay una elaboración de las políticas públicas abierta, previsible y transparente; cuando el aparato burocrático actúa conforme a la ética profesional; cuando el ejecutivo responde de sus acciones; cuando una sociedad civil fortalecida participa en los asuntos públicos, y todo esto sucede bajo el estado de Derecho.
Tres son los mecanismos destinados a garantizar la buena gobernanza: primero, la existencia de normas y controles internos; segunda, la participación ciudadana; y tercera, la creación de las condiciones para que haya competencia en el sector privado. Así pues, en esa consecución del bien común se implican no sólo los poderes públicos sino también de otros actores decisivos como son los económicos y la propia sociedad civil.
En este sentido, corresponde también a la Oficina Antifraude impulsar iniciativas orientadas a favorecer una participación responsable del sector privado en las políticas públicas.

Iniciativas destacadas

FUENTE  http://www.antifrau.cat/es/prevencion/sistema-nacional-d-integridad/sector-privado.html


Publicado por Coaching Safety Integral de Personas MAIP para Siseguridad Coaching Safety :Consultoría de formación en seguridad y autoprotección integral a las 17 de marzo de 2016, 9:38 

I. CORRUPCIÓN Y ECONOMÍA NACIONAL
Durante los años 2012 y 2013, no ha habido apenas un solo día en que los medios de comunicación de nuestro país no informen sobre algún caso nuevo de corrupción que afecta a políticos, empresarios, sindicalistas, o incluso personas vinculadas a la Casa real. Si en materia tecnológica nos hemos familiarizado rápidamente con términos tales como whatsapp o tuit, igualmente nos ha pasado con los conocidos casos Malaya, Bárcenas, Gürtel, Palma Arena (y su «spin off», el caso Urdangarín), por citar únicamente los más mediáticos.
La preocupación aumenta al comprobar como el concepto socialmente manejado en los últimos años respecto a la «corrupción» se refiere tanto a la acción pública como a la actividad privada, pues tan corrupto es un acto de malversación de fondos públicos en provecho propio o ajeno, como la estafa societaria mediante grandes operaciones de ingeniería financiera que aprovechan la insuficiencia de los controles y los vacíos jurídicos de una legislación insuficientemente adaptada a la complejidad de las modernas relaciones económicas (2) . Es más, la corrupción y el fraude constituyen ya la segunda preocupación de los españoles, solo por detrás del desempleo, según los distintos barómetros del CIS correspondientes a los años 2013 y 2014 (3) , y lo peor es que dicha sensación no es únicamente interna: desde el exterior también se advierte cierta preocupación internacional por la situación española, que en el año 2004 ocupaba el puesto núm. 23 en el ranking elaborado por la entidad Transparencia Internacional respecto al índice de percepción de la corrupción; en el año 2012 había descendido al puesto núm. 30 y en el último estudio correspondiente al año 2013 ocupa el puesto núm. 40.
A ello debemos sumar el que, desde que estallara la crisis económica en el año 2008, los ciudadanos han tomado conciencia de que muchas de esas defraudaciones cometidas tanto en el ámbito público como en la esfera privada empresarial les ha ocasionado un perjuicio directo, al haberse encarecido, a la postre, el coste de los servicios públicos (4) . Más allá de la corrupción política, los ciudadanos han comprobado que la evasión fiscal en España, que se cifra en algo más de 81.000 millones de euros, equivale a la cantidad aprobada para el rescate del sistema bancario español o el doble del ajuste que la famosa Troika europea impuso a España y que tantos efectos colaterales de indudable repercusión social ha tenido, o que la denominada «Economía sumergida» de nuestro país, cifrada en torno al 22% de nuestro Producto Interior Bruto (esto es, más de 220.000 millones de euros) es el equivalente a 7 veces el ajuste acometido por el gobierno en los presupuestos generales del año 2012, y casi el doble del gasto sanitario de nuestro país.
Frente a ello, se ha vuelto a retomar el debate jurídico respecto a la conveniencia o no de potenciar ciertas medidas de investigación especial, basadas en fórmulas premiales y de justicia negociada, que ya son aplicadas en otros países como herramientas muy efectivas para destapar, investigar y castigar todas esas conductas relacionadas contra la corrupción pública y las tramas organizadas de delincuencia económica empresarial, en las que el perjudicado final es la economía de un país, y por lo tanto, el ciudadano como último eslabón de la cadena sobre el que recaen las consecuencias sociales y patrimoniales más dolorosas a la hora de evitar la quiebra estatal.
El objeto de este trabajo académico se centrará en analizar las dificultades a las que se enfrenta la intención de introducir en España la figura del soplón (whistleblower) que decide colaborar con la Justicia y aportar información eficaz en la investigación de los delitos cometidos en el marco de organizaciones criminales, asociaciones ilícitas, o más genéricamente, en el ámbito de la delincuencia económica organizada, cuando esa información se pretende hacer valer en el Proceso Penal.
II. LA DELACIÓN Y EL DERECHO PREMIAL
Junto con la represión y el castigo, los Estados han fomentado desde antaño la realización de conductas positivas por parte de la ciudadanía mediante la concesión de distinciones, condecoraciones y recompensas de todo tipo. Se habla así de un «Derecho Premial» que alterna el castigo y el premio; la pena y la recompensa, pues como advertía BENTHAM (5) , la pena es un instrumento necesario en el mecanismo del gobierno y la recompensa resulta un medio auxiliar útil, y si bien la teoría remuneratoria puede ser menos importante que la penal, merece también mucho grado de interés, por ser una fuerza viva que produce ciertos servicios apetecidos. Es más, ya en 1764 el marqués de Beccaría advertía en su tratado De los delitos y las Leyes que «otro medio de evitar los delitos es recompensar la virtud».
Dentro de ese Derecho Premial cabe circunscribir los instrumentos legales para la promoción jurídica de la delación, incluidas las recompensas económicas, como sucede en EE.UU., Reino Unido o Australia, en donde existen programas de incentivos (Bounty Programs) a través de los cuales se otorgan recompensas económicas al delator en función de las cantidades que el Estado llegue a recuperar al descubrir la trama delictiva. Las Leyes Sarbanes-Oxley de 2002 (6) y Dodd-Frank de 2010 (7) son los principales exponentes de estas recompensas económicas para los informantes en los EE.UU., que cuenta con una larga tradición de legislación de incentivos en este sentido, si atendemos a la False Claim Act aprobada en 1863 para evitar que, durante la guerra civil, los proveedores de bienes al ejército de la Unión les defraudasen (8) .
En España, el incentivo económico a chivatos y delatores nunca ha sido bien visto, hasta el punto de que el propio Inquisidor General Sandoval y Rojas, en 1616, aclaró al Duque de Lerma que «en el Santo Oficio no se suelen admitir denunciaciones fundadas en interés y en prometidos de dinero, tanto por la santidad de la Inquisición y su pureza, como porque semejantes indicios están llenos de sospechas de falsedad y no merecen crédito ninguno conforme a las leyes» (9) . A pesar de ello, siempre han existido y aún existen casos de recompensas económicas al delator que pone en conocimiento de las autoridades la comisión de algún ilícito. En el pasado, basta recordar el denominado «derecho a premio de denuncia», previsto en el art. 103.2 de la Ley General Tributaria de 1963 y desarrollado en el Reglamento de la Inspección de la Hacienda, aunque posteriormente suprimido en virtud de la Disposición Adicional 18.ª de la Ley 21/1986, 23 diciembre, de presupuestos generales del Estado para el ejercicio de 1987 (10) . En el presente, y en el ámbito laboral, el Acuerdo marco con agencias de colocación para la colaboración con Servicios Públicos de Empleo en la inserción en el mercado laboral de personas desempleadas, aprobado por el Consejo de Ministros del pasado mes de agosto de 2013 (11) , incluye en la letra e) de su cláusula 5 el denominado «Incentivo por resolución de irregularidades», consistente en un pago de hasta el 15% del pago por inserción de la persona encomendada, aunque dicha inserción no tenga luego lugar, cuando la agencia privada de colocación proporcione a los servicios públicos de empleo información conducente a la imposición al desempleado de alguna sanción regulada en el texto refundido de la Ley sobre Infracciones y Sanciones en el Orden Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 5/2000, de 4 de agosto.
Más allá de posibles incentivos económicos, en España se prevén medidas protectoras frente a represalias por dicha colaboración del delator, como sucede por ejemplo en el ámbito laboral con la denominada garantía de indemnidad, que protege al trabajador cuando es despedido como represalia por denunciar ciertas actuaciones empresariales ilícitas, declarándose la nulidad del despido por infracción del derecho a la tutela judicial efectiva (12) . Ahora bien, el principal instrumento para fomentar la delación o las propias autodenuncias radica en la minoración o exoneración de determinadas sanciones ante ciertas infracciones administrativas —lo cual no deja de ser un aliciente de tipo económico—. Así por ejemplo, y en el ámbito administrativo sancionador del Derecho de la Competencia, existen los «Programas de clemencia» incorporados en los arts. 65 y 66 de Ley 15/2007 de Defensa de la Competencia, en virtud de los cuales se exonera del pago de multa o se reduce la misma a aquella empresa o persona física que, habiendo participado en un cártel, denuncie en primer lugar su existencia y aporte pruebas sustantivas para su investigación a la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia. Y como medidas de fomento contra la violencia de género y contra el tráfico ilícito de seres humanos, el art. 31 bis de la LO 4/2000, de 11 de enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, prevé la suspensión del expediente administrativo de expulsión contra la mujer extranjera en situación de residencia irregular que denuncie ser víctima de violencia de género, hasta la resolución del procedimiento penal, y en su caso la posibilidad de concederle una autorización de residencia y trabajo por circunstancias excepcionales, y el art. 59 prevé una exención similar a la víctima, perjudicado o testigo de un acto de tráfico ilícito de seres humanos, inmigración ilegal, explotación laboral o de tráfico ilícito de mano de obra o de explotación en la prostitución, si denuncia los hechos o coopera y colabora con las autoridades competentes, proporcionando datos esenciales o testificando, en su caso, en el proceso correspondiente contra aquellos autores.
III. LA DELACIÓN COMO ATENUANTE O EXIMENTE EN EL DERECHO PENAL
En materia penal, los supuestos más conocidos de ese «premio a la delación (13) » con fines de investigación y descubrimiento de las tramas delictivas se refieren a los delitos de terrorismo, tráfico de drogas y organizaciones criminales, respecto a los cuales los tipos penales privilegiados recogidos en los arts. 376, 570 quáter 4.º y 579.4 CP pretenden fomentar la desvinculación del arrepentido con la organización criminal mediante la rebaja de la pena en uno o dos grados si colabora y ayuda a la obtención de pruebas decisivas para la identificación o captura de otros responsables o para impedir la actuación o el desarrollo de las organizaciones o asociaciones a las que haya pertenecido. Pero existen también otros ejemplos en los que el Código Penal premia a aquél que denuncia ante las autoridades determinadas conductas delictivas en las que hubiese participado, como sucede con la posibilidad establecida en el art. 171.3 CP de no acusar a la persona que hubiera cometido un delito leve y denunciara a quien le está amenazando con revelar tales hechos si no efectúa una determinada acción —generalmente, la entrega de una prestación económica (14) —; la exención de responsabilidad penal prevista en el art. 177 bis 11.ª CP para la víctima de trata de seres humanos cuando su participación en determinadas actividades ilícitas fuera consecuencia directa de la situación de violencia, intimidación, engaño o abuso a que haya sido sometida, y siempre que exista una adecuada proporcionalidad entre dicha situación y las infracciones que hubiera podido cometer; la exención del art. 225 bis CP para el progenitor que, habiendo sustraído a su hijo menor, comunique el lugar de estancia al otro progenitor o a quien corresponda legalmente su cuidado dentro de las veinticuatro horas siguientes a la sustracción con el compromiso de devolución inmediata que efectivamente lleve a cabo; la exención penal del art. 426 CP para el que, habiendo entregado ocasionalmente dinero o cualquier otra dádiva a un funcionario público solicitada por éste, denunciare el hecho a las autoridades antes de la apertura del procedimiento, y en un determinado periodo de tiempo; la exención del art. 462 CP para quien se retracta en tiempo y forma de haber prestado falso testimonio en un proceso penal y manifieste la verdad para que surta efecto antes de que se dicte sentencia en dicho proceso; o la exención del art. 480 CP para quien evite un delito de rebelión si informase a tiempo de poder evitar sus consecuencias. Y si nos referimos a la responsabilidad penal de las personas jurídicas en nuestro país, una forma de fomentar y premiar la colaboración de las propias empresas o de sus responsables se articula a través del atenuante previsto en el art. 31 bis CP, cuando sus representantes legales confesaren la infracción a las autoridades o colaborasen en la investigación del hecho aportando pruebas nuevas y decisivas.
IV. LA DELACIÓN COMO INSTRUMENTO PROCESAL DE INVESTIGACIÓN
Tras comprobar que muchos de los procesos penales instaurados por delitos de corrupción o referidos a complejas tramas defraudatorias se han visto obstaculizados, no ya por la escasez de tiempo y medios de la Administración de Justicia para su investigación, sino por la dificultad de recabar suficientes pruebas de cargo, desde hace años se defiende la conveniencia de incentivar las delaciones de sus integrantes desde el primer momento en que se inicia una investigación judicial, y ello con independencia de que el verdadero fin perseguido por el delator no sea el loable interés por redimir sus acciones a través de la colaboración con la Justicia, sino también el propio afán de venganza contras sus excompinches o la búsqueda de un beneficio penológico, al considerarse que el fomento de esas delaciones serían un eficaz instrumento que ampliaría la eficacia de la persecución criminal de la delincuencia económica (15) . Como bien sabemos, una privilegiada fuente de información para destapar ciertas tramas delictivas secretas son los propios miembros de dicha trama, las exparejas despechadas, los empleados despedidos, o los sobornados que dejan de recibir un trato privilegiado y deciden «romper la baraja». Basta con recordar el caso Gal, el caso Filesa, o más recientemente el caso Bárcenas, para tomar conciencia de la trascendencia que puede llegar a tener para la eficaz administración de la Justicia Penal la colaboración de un miembro de la trama criminal a la hora de descubrir y sancionar determinadas conductas delictivas, sin que su actuación venga motivada por motivos de arrepentimiento o para expiar sus culpas, ni tan siquiera para disminuir los efectos del delito dando satisfacción a los ofendidos por el mismo.
El fundamento de este Derecho Penal premial, presente en muchas excusas absolutorias, se encuentra en razones político-criminales basadas en el criterio de la utilidad, al considerarse más útil para la persecución y enjuiciamiento de determinadas conductas el hecho de rebajar o eximir de la pena a quien colabore en su investigación, favoreciéndose así las delaciones y autodenuncias a través de beneficios punitivos. Ahora bien, la cuestión principal a resolver a la hora de promocionar jurídicamente la delación como fórmula de obtención de importantes fuentes de prueba en la lucha contra la delincuencia económica reside en determinar el alcance de los beneficios que aquellos delincuentes recibirían como contraprestación a delatar a los organizadores o dirigentes de la trama corrupta, y sobre todo, en si el «premio» a quien ha participado en una trama criminal y decide testificar contra sus compinches debe quedar en una simple rebaja de la pena o la remisión total de la pena para los casos de colaboración especialmente trascendente (ámbito penal material), o si por el contrario, puede alcanzar por completo la inmunidad procesal de dicho sujeto (ámbito procesal) mediante la introducción de criterios de oportunidad en el ejercicio de la acción penal, cuando se decida no acusar a quien, con su información, facilitará a las autoridades la obtención de pruebas decisivas para la identificación o captura de otros responsables y para la desarticulación de la trama delictiva.
Como puede observarse, la regulación de la figura del «colaborador con la Justicia» consiste, precisamente, en un tránsito de lo puramente penal a lo procesal (16) , puesto que la colaboración del culpable interesa emplear desde los inicios de la investigación judicial o policial como acicate para la obtención de nuevas pruebas en el proceso penal y porque puede llegar a desembocar, no sólo en una rebaja punitiva a determinar por el órgano judicial sentenciador a la hora de proceder a la individualización judicial de la pena, sino en una ausencia de persecución criminal decidida por el órgano investigador, o en su caso, el ejerciente de la acusación penal, basada en esas razones utilitaristas de luchar de un modo más eficaz contra la corrupción y la delincuencia económica organizada. De este modo, la introducción de motivos de sobreseimiento o retirada de la acusación por razones de oportunidad conduce a la aplicación anticipada de recompensas similares a las reguladas en el Derecho Penal premial, pero sin la necesidad de esperar a la celebración del juicio y el dictado de la sentencia.
Lejos de las clásicas teorías sobre los fines preventivos de la pena, aquí subyace una razón utilitarista de política criminal en el marco de la persecución estatal contra la delincuencia organizada que se vale de ese Derecho premial como un instrumento más para desbaratar la criminalidad organizada, de tal modo que el Estado sopesa los intereses y principios contrapuestos y considera que la necesidad de identificar las estructuras de las redes criminales, a los miembros y formas de organización de dichos grupos, cuyas principales actividades resultan particularmente lesivas para la Sociedad en su conjunto a la vez que difíciles de descubrir, llevan a la necesidad de otorgar ciertos beneficios, no únicamente penales y penitenciarios, sino también procesales, para aquellos sujetos que colaboren en la investigación de la delincuencia organizada, lo que se considera que aumentaría la eficacia de la persecución criminal, porque supone aguijonear la confianza entre los partícipes de una trama delictiva a través del ofrecimiento de recompensas a quien primero decida denunciar los hechos y prestar una efectiva colaboración a las autoridades, emulando el conocido juego del dilema del prisionero (17) .
V. PROBLEMAS PARA PREMIAR AL DELATOR (WHISTLEBLOWER) EN EL ACTUAL PROCESO PENAL ESPAÑOL
En Derecho comparado, hace varias décadas que se fomenta procesalmente la conducta de aquellos sujetos dispuestos a revelar la comisión de actuaciones ilícitas, no sólo en el seno de las organizaciones criminales a las que han pertenecido, sino también incluso en la empresa para la que trabajan o en la administración pública en la que desempeñan sus funciones. Y no sólo mediante la introducción de tipos penales atenuados o la inclusión del principio de oportunidad procesal por motivos fundados en la colaboración con la Justicia (18) , sino también mediante la creación de numerosas agencias —públicas y privadas— a las que pueden revelar anónimamente sus informaciones, además de obtener protección por parte del Estado. Son los denominados «whistleblowers» o informantes, que comunican la comisión de un hecho ilícito a personas o entidades que tienen la capacidad de adoptar medidas para su corrección, y dicha información no se circunscribe únicamente a la comisión de delitos, sino que también puede consistir en la denuncia de la infracción de la normativa laboral o administrativa por parte de su empresa. Para ello, además de los mencionados programas de incentivos económicos (bounty programs) y de clemencia (leniency programs), existen principalmente programas y mecanismos de protección al delator (witness Crown, Informer privilege, y Grant of inmunity), cuyo mejor exponente regulatorio se encuentra, una vez más, en los EE.UU y su normativa de protección al informante (Whistleblower Protection Act (19) .
En España, sin embargo, la figura del delator ha sido tradicionalmente repudiada, a causa de su papel durante la dictadura franquista en la que se delataba a aquellos que pudieran ser políticamente contrarios al régimen, y también porque la entrega de información anónima suele recordar a las prácticas llevadas a cabo por el régimen nacionalsocialista alemán en las que se premiaba la delación para perseguir a los judíos (20) , o al propio sistema inquisitorial y secreto de inicios del siglo XIII, pues la protección de denunciantes y testigos a través de su anonimato ya se había establecido en la Bula de Inocencio IV de 7 de marzo de 1254 para evitar represalias en territorios infestados por herejes, y posteriormente fue integrada por Bonifacio VIII en el Sexto (L. V. T. II. C. XX) (21) . En nuestro Ordenamiento, la figura del informante anónimo apenas se regula actualmente, y con carácter ciertamente limitado, en el ámbito tributario, sanitario o laboral, pero se critica, y con dureza, cuando se pretende emplear en la legislación procesal. Y cuando quien colabora con la Justicia es uno de los que ha participado en los hechos o tiene información sobre los mismos, comprobamos como las palabras «chivato» o «soplón» tienen un matiz peyorativo muy marcado y es fácil apreciar como el Derecho español es aún muy reacio a premiar durante el proceso a quien ha cometido una ofensa, pues se parte de la concepción del deber de denuncia como una obligación ciudadana que debe cumplirse de forma altruista, sin esperar recompensa alguna, sin perjuicio de que legalmente y a juicio del tribunal se establezca la posibilidad de aplicar potestativamente beneficios penales y penitenciarios para el sujeto infractor que, por diversos motivos, deshaga el mal causado, desista del hecho, o repare de algún modo el daño provocado. De ahí que se concluya que el Ordenamiento español hace suyo, en este aspecto, el lema «Roma no paga traidores» (22) .
No obstante, el proceso penal español no es ajeno a ciertas figuras que guardan relación con el colaborador de la Justicia previsto en otros Ordenamientos y que pueden servir eficazmente a la persecución y descubrimiento, no sólo de los delitos para los que expresamente se prevén tipos atenuados en los supuestos de arrepentimiento, sino también de los delitos de corrupción y, en general, en materia de delincuencia económica de cuello blanco. Son los supuestos del testigo protegido, el confidente policial anónimo y el delincuente arrepentido: figuras caracterizadas por referirse a sujetos que, de uno u otro modo, aportan información valiosa a las autoridades policiales y judiciales, aunque hay que advertir que dichas figuras presentan importantes controversias para el caso de que pretendieran ser empleadas con los fines utilitaristas que antes se ha mencionado para la desarticulación de la criminalidad organizada o de las tramas de corrupción y delincuencia económica que, lamentablemente, cada vez resultan más habituales en nuestro país.
1. ¿Whistleblower como confidente anónimo?
Con carácter general, resulta muy complicado que el informante que denuncia un determinado hecho vaya a permanecer en el completo anonimato si finalmente se abre la vía judicial. El procedimiento administrativo impide la existencia de denuncias anónimas, pues el art. 70.1 LRJAP exige que en cualquier solicitud de inicio de un procedimiento se identifique con nombre y apellidos al interesado, y a la hora de interponer una denuncia en el procedimiento sancionador, el art. 11.1.d) del R.D. 1398/1993, de 4 de agosto, por el que se aprueba el Reglamento del Procedimiento para el Ejercicio de la Potestad Sancionadora, establece que las denuncias deberán expresar la identidad de la persona o personas que las presentan. En materia laboral, el art. 13.2 de la Ley 42/1997 sobre la Ordenanza de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social indica expresamente que «no se tramitarán las denuncias anónimas», y el art. 9.f) del Real Decreto 928/1998, de 14 de mayo, por el que se aprueba el Reglamento General sobre procedimientos para la imposición de sanciones por infracciones de orden social y para los expedientes liquidatorios de cuotas de la Seguridad Social, exige que la denuncia que inicie la actividad inspectora previa a la sanción «deberá contener los datos de identificación personal del denunciante y su firma», aunque el denominado «buzón antifraude» habilitado desde 2013 en el portal web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social (23) no requiere la identificación de la persona denunciante y especifica que «El comunicante no tendrá que aportar ningún dato personal y el buzón solo recogerá información sobre las presuntas irregularidades de las que se tenga conocimiento». No obstante, y para el supuesto de que los hechos inicialmente investigados a raíz de una denuncia fuesen constitutivos de delito, si bien el RD 138/2000, de 4 de febrero, por el que se establece el Reglamento de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social señala que los inspectores de Trabajo y Seguridad Social y los subinspectores de Empleo y Seguridad Social considerarán confidencial el origen de cualquier queja sobre incumplimiento de las disposiciones legales, excluye de su deber de secreto los datos, informes o antecedentes de que pudieran haber tenido conocimiento «para la investigación o persecución de delitos públicos».
De igual modo, si bien el art. 114 de la Ley General Tributaria de 2003 dictamina que «la denuncia pública no formará parte del expediente administrativo de inspección», la jurisprudencia ha entendido mayoritariamente que ello no supone en absoluto la ineludible necesidad de que haya de quedar sujeta al control jurisdiccional establecido en el art. 106.1 CE, de modo que «los ordenamientos jurídicos modernos, como reacción a los abusos resultantes de la admisión incondicionada de las delaciones anónimas en los procedimientos inquisitivos anteriores, dotan a las denuncias de precisos requisitos, garantías y controles para evitar las torticeras y espurias. Y corresponde a los órganos jurisdiccionales enjuiciar acerca del cumplimiento de tales requisitos, garantías y controles en cada supuesto, para lo cual resulta indispensable que la denuncia no adquiera carácter reservado o secreto (24) ». Y en el mismo sentido, la Ley del Mercado de Valores somete al secreto profesional la identidad de la entidad que informe a la CNMV de operaciones sospechosas de utilizar información privilegiada (25) , pero también especifica que las informaciones o datos confidenciales que reciba la CNMV u otras autoridades competentes no podrán ser divulgados a ninguna persona o autoridad, con excepción de que sean requeridas por las autoridades judiciales competentes o por el Ministerio Fiscal en un proceso penal.
En el ámbito procesal penal, la jurisprudencia ha validado la posibilidad de que la policía utilice fuentes confidenciales para recabar información que abran el camino a su actividad constitucionalmente establecida de averiguación del delito y aseguramiento del delincuente (26) , pues el valor de un testimonio anónimo se limita única y exclusivamente a dirigir u orientar una investigación policial, siendo en su seno que aparecerán los datos incriminatorios que puedan llevar a la apertura de una encuesta judicial (27) . Pero la opción de pretender utilizar en el Proceso Penal la información ofrecida por el delator de manera anónima a través del régimen referido a los confidentes policiales tendría un alcance muy limitado, ya que la jurisprudencia ha advertido expresamente que dichas confidencias anónimas en modo alguno pueden ser utilizadas como prueba de cargo, ni siquiera a través de la declaración de los testigos de referencia, ni tampoco puede servir como indicio directo y único para adoptar medidas restrictivas de derechos fundamentales (28) , salvo supuestos excepcionalísimos de estado de necesidad (peligro inminente y grave para la vida de una persona secuestrada, por ejemplo). La incorporación al proceso penal de las informaciones ofrecidas por el confidente como pruebas condenatorias choca inicialmente con la prohibición de denuncias anónimas dispuesta en el art. 268 LECrim., que establece que deberá siempre constar la identidad del denunciante, así como con la rotundidad de la jurisprudencia al señalar que la valoración como prueba de cargo de las declaraciones de confidentes policiales anónimos, traídos al proceso a través del testimonio referencial de la policía, vulnera el derecho constitucional a un proceso con todas las garantías y, de modo concreto, el derecho a interrogar y hacer interrogar a los testigos de cargo, que garantiza el art. 6.3.d) del Convenio Europeo de los Derechos Humanos —como ha advertido el propio TEDH (29) —, pues el art. 710 LECrim. es taxativo a la hora de imponer que los testigos de referencia «precisarán el origen de la noticia, designando con su nombre y apellidos, o con las señas con que fuere conocida, a la persona que se la hubiere comunicado».
Por tanto, la doctrina vertida sobre los confidentes policiales y los testimonios de referencia no resultarían aplicables al «colaborador de la Justicia», perfectamente identificado y localizado, y cuya aportación no consiste únicamente en una información inicial equiparable a la comunicación de la notitia criminis, sino en informaciones eficaces y en ocasiones vitales para la averiguación de la trama delictiva y la condena de sus responsables, de modo que el cauce a seguir debería ser que éste fuera llamado al proceso como testigo, y si fuera conocida su participación en los hechos, como un coimputado más, cuya declaración deberá ser valorada con especial recelo por parte de los tribunales.
2. ¿Whistleblower como testigo protegido?
De acuerdo con diversas recomendaciones internacionales, la promulgación de la Ley Orgánica 19/1994, de 23 de diciembre, de Protección de Testigos y Peritos en causas criminales, tenía como finalidad establecer unos mecanismos de seguridad y defensa para quienes comparecen a juicio para colaborar con la Administración de Justicia frente a eventuales peligros que puedan proceder de la persona o grupo para quienes ese testimonio pueda ser utilizado como prueba de cargo de un ilícito penal. La aplicación de estas medidas de protección de testigos a quienes desean colaborar en la persecución de los delitos de corrupción económica o de criminalidad organizada, no sólo como testigos, sino también como coimputados arrepentidos que decidan colaborar con la justicia, para evitar la impunidad que su silencio puede propiciar en muchas ocasiones (30) , no presenta ninguna especialidad destacable, salvo la escasez de medios con los que cuenta la Administración de Justicia para garantizar una protección eficaz más allá de la duración del proceso penal. Es más, junto con las disposiciones de la LO 19/1994, el Ordenamiento español cuenta con otros instrumentos de protección a dichas personas, como las mencionadas medidas administrativas de fomento contra la violencia de género y contra el tráfico ilícito de seres humanos, o incluso la posibilidad de denegar la extradición pasiva de aquel sujeto que, siendo reclamada su entrega a las autoridades extranjeras en virtud de una Orden Internacional de Detención con fines de extradición, llevara a cabo una importante labor colaboradora con las autoridades españolas en la lucha contra el fraude tributario tal y como aconteció con el señor Falciani y la denegación de su extradición a Suiza por inexistencia de doble incriminación (31) .
El principal problema de querer utilizar esta normativa del año 1994 para la incorporación al proceso de la información facilitada por el delincuente arrepentido y/o delator reside en el alcance de la protección —anonimato, cambio de identidad, reubicación familiar, etc.— que se dispensará al colaborador con la Justicia, que también deberá ser llamado como coimputado al proceso (32) , a raíz de las importantes consecuencias que puede tener para la Administración de Justicia la revocación de una condena penal por no haber respetado los derechos de defensa, inmediación y contradicción del acusado, debido a la delgada línea roja que separa entre testimonios «ocultos» y testimonios «anónimos», según la doctrina vertida por el TEDH (33) .
Como quiera que estos colaboradores no sólo proporcionarán datos acerca de la comisión de un determinado hecho delictivo sino que pueden informar sobre la estructura básica de la organización criminal, sus integrantes, actividades, el modus operandi, métodos de funcionamiento, vínculos con otros grupos, lugar de ocultación de los bienes, etc., es evidente que su colaboración puede conllevarle una situación de grave riesgo o peligro, y por tales motivos el Estado debería garantizarle la protección a él o a su familia como medio para obtener esa información tan valiosa de cara a la desarticulación de la trama delictiva. Ahora bien, la aplicación al delator de estas medidas legales de protección de testigos que prevé la legislación española puede no ser un incentivo suficiente para obtener dicha colaboración, debido a dos límites importantes. De una parte, porque la normativa española de protección de testigos y peritos no establece con carácter absoluto un «Informer Privilege» similar a los ordenamientos anglosajones, de modo que no autoriza en todos los casos un completo anonimato del delator cuando la defensa requiera motivadamente el conocimiento de la identidad de aquel para asegurar un correcto ejercicio del derecho de defensa, tal y como ha recordado repetidamente el TEDH, lo cual no parece que proporcione la protección más adecuada (34) en un ámbito especialmente complejo y delicado que, cual es apodíctico, debería ser objeto de una regulación general a nivel de la Unión Europea, donde se aborde la problemática de la revelación de la identidad del testigo o testigos. Y de otra parte, porque el coimputado protegido se verá igualmente sometido a la pena correspondiente por su participación en la trama corrupta, aunque ésta pueda quedar minorada. Salvará su vida y podrá obtener cierta protección para su familia, sí, pero será igualmente condenado e ingresará en prisión. ¿Cómo convencer a alguien para que colabore y se autoinculpe, a sabiendas de que ingresará en prisión y no es posible garantizarle, de antemano, beneficios penitenciarios? En los supuestos más graves de criminalidad organizada, con tentáculos y redes clientelares incluso en el seno de las instituciones (y entre ellas, las cárceles), la zanahoria ofrecida al delator puede no ser lo suficientemente atractiva como para romper la ley del silencio, lo cual representa un argumento más en defensa de reformar la Justicia penal española para permitir, no ya la rebaja de la pena, sino la inmunidad para aquel delincuente confeso que colabora con la Justicia.
3. ¿Whistleblower como arrepentido?
La figura del arrepentido, a quien el Código Penal español permite «recompensar» su colaboración con la Justicia mediante la atenuación de la pena en uno o dos grados, según se desprende de los tipos penales privilegiados de los arts. 376, 570 quáter 4.º y 579 CP, ha sido aceptada por nuestros tribunales, para quienes dicha información prestada en el seno de un proceso penal es admisible como prueba válida para enervar la presunción de inocencia, pero lo cierto es que también se ha reconocido que dicha figura genera una serie de problemas ajenos muchas veces al puro Proceso o a la prueba en sí, pues dicho informador debe ser tratado como un coimputado en lo que respecta a la valoración de la prueba, y como un confidente que aporta datos fundamentales, a partir del momento en que empieza a actuar en función de ese arrepentimiento. Para nuestros tribunales, el problema no es tanto de legalidad (sin que exista regulación procesal expresa sobre esta versión de acusado-testigo) sino de credibilidad, por lo que el Tribunal Supremo ha señalado que la valoración de la prueba aportada por el arrepentido habrá de ponderarse sobre la base de una serie de criterios valorativos, jurisprudencialmente aceptados pero no regulados legalmente (35) , como son la personalidad del delincuente delator y las relaciones que, precedentemente, mantuviese con los copartícipes; el examen riguroso acerca de la posible existencia de móviles turbios e inconfesables (venganza, odio personal, resentimiento, soborno) que pudieran tildar el testimonio de aquél de falso o espurio, o al menos restarle fuerte dosis de verosimilitud o credibilidad; y la necesidad de que su testimonio venga corroborado por otras pruebas en contra de los demás acusados.
Por ello, la mayor objeción a la utilización de la declaración del delator como coimputado arrepentido se centra, precisamente, en los «móviles espúrios» que pueden haber motivado dicha colaboración. Para los tribunales, no sólo el odio, la venganza, la enemistad, o la autoexculpación, sino también el deseo de obtener ventajas y beneficios penales, pueden llegar a considerarse causas de invalidación de tales declaraciones, aunque no absolutas, porque le pueden restar credibilidad. De ahí que la aportación de esos testimonios implique una prueba importante aunque a la vez sea manifiestamente peligrosa, y por tanto, deba admitirse y valorarse con extremada cautela por ser un medio impropio, extraño y especial (36) .
También constituye un obstáculo para su empleo el hecho de que la aplicación de los tipos penales atenuados tenga carácter facultativo para el órgano judicial sentenciador, quien deberá razonarlo en la sentencia si opta por ella pero que no se encuentra vinculado por una hipotética negociación anterior entre el acusador público y el arrepentido, a diferencia de aquellos sistemas en donde la colaboración del arrepentido tiene normalmente su origen en un previo acuerdo entre su abogado defensor y el representante de la acusación pública, amparados por la tolerancia a la transacción penal en tales sistemas, y en virtud de dicho acuerdo el acusador renuncia a ejercitar la acción por razones de interés público, de modo que el arrepentido imputado pierde tal condición o nunca llega a adquirir dicho estatus, compareciendo únicamente como testigo (37) .
VI. INSTRUMENTOS (Y ARGUMENTOS) ACTUALES Y FUTUROS PARA PROMOVER LA DELACIÓN DURANTE LA INVESTIGACIÓN PROCESAL
Como se ha podido comprobar, existen importantes límites en el sistema procesal español a la hora de favorecer las delaciones de confidentes, testigos protegidos y arrepentidos, porque no se garantiza por completo la protección ni el anonimato de los informantes ni el otorgamiento de inmunidad procesal al delincuente arrepentido que decida convertirse en informante colaborador con la Justicia. A ello hay que sumar el inconveniente de que, en la actualidad, ni la legislación procesal ni la penal prevean aún la utilización de «programas de clemencia» similares a los incorporados en el ámbito administrativo sancionador del Derecho de la Competencia, o la posibilidad de autorizar al Ministerio Público, como sí sucede en otros países de nuestro entorno, a llegar a acuerdos con las empresas colaboradoras para su no enjuiciamiento (non-prosecution agreements) o para suspender el ejercicio de la acusación (deferred prosecution agreements) y condicionarla al cumplimiento de ciertos requisitos —pagar determinadas multas, implementar reformas corporativas, cooperar plenamente con la investigación, etc.—.
A pesar de todo ello, existen diversos argumentos que permiten deducir que su regulación en nuestro sistema está cada vez más próxima, según se desprende, tanto de ciertas interpretaciones actuales de la legalidad vigente por parte de los tribunales dirigidas a minorar la pena de quienes colaborar con la Justicia, como de determinadas propuestas para llegar a establecer un principio de oportunidad reglada en nuestro sistema procesal que permita, en su caso, la retirada de la acusación.
1. La ampliación de la conformidad premiada
Sin llegar a permitirse la concesión de inmunidad procesal al colaborador de la Justicia, por no admitirlo la legalidad vigente, la reducción de la pena al acusado que muestra una actitud colaboradora con la Administración de Justicia no sería el primer caso de «justicia negociada» prevista en nuestro sistema (38) , pues las reformas de la LECrim. llevadas a cabo a través de la Ley 38/2002, la LO 8/2002 y LO 15/2003, introdujeron la denominada «conformidad premiada» en el art. 801 LECrim. como un instrumento procesal similar a una confesión ex post facto premiada con la rebaja de un tercio de la pena solicitada, para el supuesto de delitos menos graves, y sin exigirle a cambio ningún acto de constricción, reconocimiento de la culpa o reparación del daño.
En principio, esta posibilidad no está al alcance de cualquier imputado, sino exclusivamente en el caso de delitos menores a los que se refieren los arts. 795 a 803 LECrim., razón por la cual se ha criticado que dicha regulación plantee un grave problema de tratamiento desigual de los imputados en situaciones equiparables, al no existir ningún motivo mínimamente consistente para no aplicar la reducción de pena que la conformidad premiada entraña en el proceso común para delitos muy graves y en el proceso ante el Tribunal del Jurado, cuando el imputado reconozca los hechos durante la instrucción y la pena no exceda de tres años de privación de libertad (39) . Ahora bien, lo cierto es que la conformidad en etapas anteriores a la celebración del juicio oral se ha potenciado al máximo, como demuestra los esfuerzos recogidos en la Instrucción 2/2009, de 22 de junio, sobre aplicación del Protocolo de conformidad suscrito por la Fiscalía General del Estado y el Consejo General de la Abogacía Española, para favorecer las conformidades negociadas a través de contactos con los abogados defensores, las cuales, aunque no tengan expresamente reconocida legalmente dicha rebaja punitiva de un tercio de la pena solicita, lo cierto es que tienen como consecuencia, de facto, la «dulcificación» de la calificación de los hechos y la minoración de la pena que va a solicitar el Ministerio Fiscal en ese escrito de calificaciones conjunto con la defensa, en virtud de las «situaciones de consenso a las que se pueda llegar con el acusado y su defensa (Instrucción 1/1989)». Si a ello se suma la actual corriente jurisprudencial reduccionista del ámbito de intervención de la acusación popular, parece cada vez más evidente que, salvo en aquellos casos en los que se haya constituido en parte procesal la acusación particular, la pena finalmente a imponer al acusado colaborador con la Justicia dependerá en gran medida de la pena que solicite el Ministerio Público, condicionada a su vez por la posible consecución de pactos previos para promover una actitud colaboracionista en la obtención de pruebas frente a los demás partícipes de la banda criminal.
2. La aplicación de la atenuante de confesión a las actitudes de información y colaboración con la justicia
También es apreciable una cierta evolución jurisprudencial a favor de aplicar la atenuante analógica del apartado 7.º del art. 21 CP, en relación con la de confesión del apartado 4.º, a aquellas actitudes de colaboración útil en la investigación de los hechos, basada en esas teorías utilitaristas que hemos mencionado anteriormente, de modo que la confesión pueda ser apreciada como atenuante analógica en cualquier figura delictiva, en función de su utilidad para facilitar la investigación, ayudar al esclarecimiento de los hechos investigados y, en suma, ahorrar costes a las Administración de Justicia, pues el auxilio ofrecido a la Justicia ahorraría también la ejecución de la responsabilidad civil (40) , más allá de los supuestos expresamente previstos en materia de terrorismo y tráfico de drogas.
En un primer momento, el Tribunal Supremo tenía declarado que para la aplicación de la atenuante de confesión debía concurrir el requisito cronológico, consistente en que la confesión debía haberse hecho antes de conocer el confesante que el procedimiento se dirigía contra él, entendiendo que la iniciación de diligencias policiales ya integraba el procedimiento judicial (41) . Sin embargo, pronto advirtió que la exigencia del riguroso requisito cronológico convertía habitualmente en inoperantes las confesiones que llevaran a cabo los imputados cuando eran requeridos para prestar declaración. Así, como quiera que la práctica demostraba que la colaboración procesal del culpable suele iniciarse tras la detención por parte de la policía, el Tribunal Supremo modificó su doctrina y puso de manifiesto la necesidad de que debía superarse la concepción de la atenuación basada en motivaciones pietistas o de arrepentimiento y atender a razones de política criminal, pues la confesión ahorra esfuerzos de investigación y facilita la instrucción de la causa criminal (42) . Desde entonces, la jurisprudencia estima extensible la aplicación de rebajas de la pena a todos aquellos casos en los que la confesión, aun extemporánea, facilite el desenlace de una investigación ya iniciada (43) , de modo que considera necesario estimar que el acusado que procede a confesar los hechos, si se convierte en una relevante fuente de colaboración y sirve para la incriminación de otros partícipes, la aportación de pruebas decisivas con dichos fines, o el descubrimiento de fuentes relevantes de investigación, debe ser acreedor de una singular bonificación, siempre por razones de política criminal, entrando en juego la conceptuación como muy cualificada por razones de la intensidad de tal colaboración. Y en atención a la petición que realice el Ministerio Fiscal en función de la información aportada por el acusado, podrá procederse en cualquier caso a aplicar la atenuante genérica analógica de colaboración, con base en el art. 21.7.ª CP, a la hora de proceder a la individualización de la pena.
3. La futura introducción del principio de oportunidad reglada
La posibilidad de ampliar los actuales márgenes de aplicación del principio de oportunidad en el proceso penal, junto con la designación del Ministerio Fiscal como el órgano director de la investigación penal, constituyen dos debates sobre los que, una y otra vez, la doctrina plantea su necesidad o su inconveniencia, dentro del objetivo de tratar de adecuar el sistema procesal español a la corriente actualmente vigente en la mayoría de países de nuestro entorno, que prevén supuestos de oportunidad reglada y atribuyen la dirección de la investigación al Ministerio Público.
Más de un cuarto de siglo después de la importante reforma del ordenamiento procesal penal efectuada en virtud de la LO 7/1988, sobre la cual gran parte de la doctrina debatió en torno a los temas jurídicos de mayor actualidad y relevancia a la hora de abordar la estructura y los principios que debían regir el proceso penal en nuestro país, dada su relevancia para la Sociedad, los dos mencionados debates siguen plenamente de actualidad entre la doctrina procesalista, así como en las sucesivas reformas legislativas de nuestra vetusta Ley de Enjuiciamiento Criminal.
Con respecto al papel y posición que el Ministerio Fiscal está llamado a desempeñar en el proceso penal, como pieza esencial en el reparto de poderes que se deriva de la configuración constitucional de nuestro Estado social y democrático de Derecho, se ha llegado a afirmar que «el Ministerio Fiscal sigue siendo un desconocido para la Sociedad; una institución poco comprendida para los responsables políticos del Ministerio Fiscal; una tentación permanente de inmiscuirse en sus funciones y establecer lazos de conexión con el Poder ejecutivo; un quebradero de cabeza para los teóricos, una institución difícil de ahormar que se resiste a ser encasillada con naturalidad en alguno de los tres ámbitos de poderes que componen el mapa de un Estado Moderno (44) ». Y con respecto al segundo punto del debate —la incorporación del principio de oportunidad en el proceso penal—, resulta que la posición y las atribuciones que se otorguen al Ministerio Público en el proceso penal, así como los distintos derechos y posibilidades otorgados a las demás partes procesales, dependerán, en buena medida, de si se decide optar por la aplicación de una oportunidad pura, con exclusivo monopolio del Fiscal en la decisión de incoar o no una investigación criminal, o por el contrario, una oportunidad reglada y sometida al control judicial para evitar una discrecionalidad que pudiera afectar al principio de igualdad en la aplicación del Derecho, pues la intervención del Ministerio Fiscal en el proceso penal no sólo es obligatoria desde finales del siglo XVIII, sino que aquél está llamado a defender el interés público y la legalidad (a fortiori, la igualdad en la aplicación de la Ley) y a ejercer la acción penal pública, dos aspectos indisolublemente unidos a la defensa del principio de igualdad como «principio general del Derecho» y piedra angular de nuestro sistema legal.
Una de las principales resistencias a la introducción de supuestos de oportunidad reglada en el ejercicio de la acción penal radica en una cierta visión idealista (45) del proceso que rechaza igualmente cualquier aspecto de negociación entre acusación y defensa. Frente a ello, se ha cuestionado que resulte inteligente obligar de la misma manera e intensidad a las autoridades instructoras al esclarecimiento de todos los delitos, pues los recursos materiales y personales de dichas autoridades serán siempre insuficientes (46) , de modo que no puede ignorarse que, por perfecto que sea el sistema de justicia penal, es incapaz de absorber la totalidad de los hechos delictivos y asegurar su investigación y enjuiciamiento. Por ello, y prescindiendo de utopías, forzoso es reconocer que en la práctica se aplican criterios de oportunidad en la selección de los asuntos que se llevan al sistema y de los casos que ingresan en el mismo y en los que policías, fiscales y jueces concentran sus esfuerzos, con lo que se podría concluir que la introducción del principio de oportunidad reglada no fomenta arbitrariedad alguna, sino que orienta con criterios claramente establecidos por la ley una política de selección que en todo caso, gusto o no guste, se produce (47) .
Por otra parte, no puede negarse que nuestro ordenamiento procesal ha ido introduciendo progresivamente ejemplos que manifiestan la aplicación del principio de oportunidad (véanse las amplias facultades del Ministerio Fiscal en el proceso de menores, los diversos modelos de conformidad negociada, o el denominado «desistimiento en la petición de condena» ante el Tribunal del Jurado). Y todo parece indicar que la futura reforma del proceso penal español incluirá manifestaciones del principio de oportunidad procesal para incentivar la colaboración de determinados sujetos en la investigación y desbaratamiento de las redes de criminalidad organizada. En efecto, la propuesta de reforma de la LECrim.., presentada por el Ministro de Justicia al Consejo de Ministros del 22 de julio de 2011 ya incorporaba determinadas modalidades de oportunidad, entre las cuales se preveía el archivo del procedimiento «por colaboración activa contra una organización criminal» (art. 153), aunque sólo para delitos cometidos en el seno de una organización criminal y castigados con penas de hasta seis años de prisión, y siempre que el colaborador cumpliera una serie de requisitos legalmente previstos. Y la propuesta de Código Procesal Penal presentada al Ministro de Justicia el 25 de febrero de 2013 amplía tales límites, al instaurar con carácter general en nuestro ordenamiento el principio de oportunidad, en virtud de criterios legalmente previstos, entre los que se incluye el supuesto en que el autor o participe en el hecho punible pertenezca a una organización o grupo criminal y sea el primero de los responsables en confesar el delito, y siempre que preste una plena colaboración con la Administración de Justicia y la misma sea considerada de suficiente relevancia a criterio del Fiscal General del Estado (art. 91.4 CPP).
Esa posibilidad de no acusar a quien sea el primero en confesar el delito y colaborar eficazmente con las autoridades nos recuerda claramente a los Programas de clemencia incorporados en el ámbito administrativo sancionador del Derecho de la Competencia desde 2007, cuya eficacia depende, en gran medida, de los incentivos que tengan los posibles solicitantes para presentar solicitudes de exención y/o reducción de la posible multa (por ej., las garantías sobre el anonimato del solicitante de clemencia respecto de la confidencialidad del hecho mismo de la presentación de la solicitud de clemencia (48) ). Por ello, no existirían serios inconvenientes en extender tales «programas de clemencia» al proceso penal, toda vez que a nivel internacional, la corriente actual se centra en proponer, no sólo en la incorporación de medidas de protección a los colaboradores con la justicia que tienen además la condición de imputados en el proceso, sino también a través de la regulación de la atenuación de la pena en casos de cooperación sustancial, e incluso a la inmunidad judicial como fórmula válida para promocionar la cooperación con la Justicia de personas que participen o hayan participado en la comisión de delitos, tal y como se prevé en el art. 26.3 de la Convención de las Naciones Unidas contra la delincuencia organizada transnacional del año 2000 o en los arts. 33 y 37 de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción de 2003.
VII. CONCLUSIONES
La posibilidad de establecer, no sólo adecuadas medidas de protección, sino también importantes beneficios penales y procesales a los que pueda acceder el miembro de la trama corrupta que se preste a colaborar con la autoridad en la persecución de otros miembros de la organización, significa conceder al Ministerio Público un importante margen de discrecionalidad para renunciar a la persecución de dichas personas por ciertos delitos, o someter su decisión de sobreseimiento al cumplimiento de determinadas condiciones, como instrumento de política criminal bajo la pragmática decisión de obtener información potencialmente relevante para identificar a otros autores del delito y, particularmente, para desintegrar a las organizaciones criminales a las que el imputado hubiere pertenecido o con las que hubiere colaborado.
Pero también hay que reconocer que esta solución pragmática, que puede ser abordada desde el plano material penal (reducción o completa exención de responsabilidad penal) o desde el plano procesal (inmunidad procesal del delincuente colaborador con la Justicia o suspensión temporal de la acusación en su contra), chirría con los tradicionales fines de la pena y podría no ser comprendida por la Sociedad, que ve como el sujeto infractor no sólo no es severamente castigado por sus delitos, sino incluso recompensado por su actuación colaboradora con las autoridades estatales. De hecho, las propuestas defensoras de la incorporación de estas teorías utilitaristas al proceso penal español, ha sido objeto de diversas críticas.
En primer lugar, su carácter desigualitario, porque al premiar la colaboración para el descubrimiento de tramas delictivas, podrían beneficiarse de ellas en mayor medida los integrantes de los niveles superiores de la organización, que tienen mayor información que ofrecer, frente a los subordinados. Esto es, se premiaría más al que más sabe, y por tanto, al más culpable. La aplicabilidad de inmunidad procesal al arrepentido solamente tendrá lugar cuando el acusado esté en situación de ofrecer una información efectiva y clave, y las personas que tienen una mayor información suelen ser las que ostentan un mayor grado de responsabilidad en la organización que, paradójicamente, son a quienes tendría que imputárseles una mayor responsabilidad penal (49) . No en vano, la atenuante prevista en el art. 31 bis CP para las personas jurídicas exige que la confesión ante las autoridades o la colaboración en la investigación se realice «a través de sus representantes legales».
En segundo lugar, también se ha señalado su contradicción con el principio de proporcionalidad de las penas en aquellos casos en que la disminución de la pena se estima excesiva o cuando incluso se prescinde totalmente de ella, lo cual ha sido criticado por considerar que la exención total de la pena sería casi equiparable a un indulto judicial (50) , y supondría un beneficio desmedido a favor del inculpado pues significaría el perdón del inculpado por los hechos delictivos por él cometidos (51) . Se ha llegado a afirmar que la promoción de conductas colaboracionistas, sin esperar ni tan siquiera un sincero arrepentimiento, significa dar por buena la premisa de que el Estado es incapaz de desempeñar una lucha eficaz contra la delincuencia organizada, de modo que la generalización de medidas previstas en su día con carácter excepcional en la lucha antiterrorista podrían generar intromisiones policiales «intolerables» en el proceso penal (52) , y porque esos incentivos deberían tener un ámbito temporal y excepcional, y no, como parece, con vocación de permanencia, pues sería más aconsejable, en tales casos, la vía del indulto (53) .
En último término, y quizá la crítica más importante a la introducción de supuestos de acusación «negociada» en el proceso penal, sea el temor a volver a tiempos en los que los interrogatorios durante la fase de investigación se conviertan en un método inquisitorial de obtención de pruebas (54) y a los posibles abusos que dicho amplio margen de discrecionalidad a conceder al Ministerio Fiscal podrían producirse en la práctica.
Para CABEZUDO RODRÍGUEZ (55) , uno de los más críticos ante tales medidas, esta «vía de escape» del proceso podría favorecer conductas del acusador en donde su primer escrito de acusación ya no fuera el resultado de la precisa valoración de los hechos y del resultado de la actividad probatoria a desarrollar en el plenario, sino más bien «una mera declaración de intenciones en la que asistiremos a un artificioso agravamiento de las consecuencias penales, más allá de lo que el propio acusador considera una solución justa», que incluso «podría dar pie a que intimidara al acusado con la posibilidad de ampliar la acusación a terceras personas vinculadas sentimentalmente con él o con posicionarse en contra de sus intereses en la obtención de determinados beneficios» si el acusado no se aviene a colaborar en el descubrimiento de los hechos, de modo que el Fiscal podría convertirse así en el dominador del proceso penal y, en consecuencia, de la eventual aplicación del ius puniendi del Estado, actuando supra voluntas legislatorem, como si de un legislador negativo se tratara (56) . Ello, en el peor de lo casos, convertiría dicho poder de negociación en la etapa de investigación en posibles presiones que, al amparo del poder de disposición de la acusación por el Ministerio Público, podría suponer una perversa evolución del empleo de la prisión provisional por los jueces inquisidores con fines coercitivos de descubrimiento de pruebas, proscrita por nuestros Tribunales en el pasado reciente.
Sin llegar a dichos extremos y frente a tales críticas, es preciso recordar que actualmente, y sin necesidad de introducir reforma alguna en nuestro sistema, la vigencia de la doctrina según la cual el juicio oral por determinados delitos sólo puede ser instado por la Fiscalía (y en su caso, por la acusación particular si la hubiere) unida a los amplios márgenes con los que el Ministerio Público puede pactar una sentencia de conformidad con el acusado, ya permite al Estado utilizar tales posibilidades como instrumentos para obtener una mayor colaboración del acusado a cambio de esa «dulcificación» de la pena a imponer.
Es evidente que esta opción plantea también dilemas de tipo moral. ¿Hasta qué punto debemos recompensar con una zanahoria a quien ha cometido un delito? Pero ante dicha postura, cabe argumentar que, si se estima que la sanción a una conducta negativa (la comisión del delito) puede ser penalmente minorada si el infractor realiza una conducta positiva y en sentido contrario (v. gr., la reparación del daño o la confesión de los hechos), de igual modo cabría admitirse que dicha conducta negativa puede ser reconducida a través de instrumentos procesales (por ej., mediante la decisión de no acusar por determinados hechos delictivos leves, la retirada de la acusación cuando exista una colaboración eficaz, o la suspensión de la misma condicionada a determinados cumplimientos), cuando el acusado lleve a cabo una determinada conducta de signo positivo que redunde en un beneficio, no sólo para la víctima, sino también para el propio Estado. Si la reparación del daño tiene como beneficiario directo a la víctima de los hechos, la colaboración en la desarticulación de la trama organizada y la captura de los responsables tiene como beneficiario a la propia Administración de Justicia, que tendrá que dedicar menos recursos a la investigación y persecución de esas conductas y podrá utilizar los escasos y preciados medios materiales y personales con los que cuenta para otras investigaciones aún por descubrir.

FUENTE  DIARIOLALEY


(1)
Este trabajo ha recibido una mención especial del Jurado como accésit al XXIX Premio de Artículos Doctrinales Revista Jurídica LA LEY.
Ver Texto
(2)
ZARZALEJOS, J. A., «Descripción del fenómeno de la corrupción», en VV.AA., Corrupción y Ética, Cuadernos de Teología Deusto, 1996, núm. 9, pág. 11; CONTRERAS ALFARO, L. H., Corrupción y Principio de Oportunidad Penal, ed. Ratio Legis, Salamanca, 2005, pág. 131.
Ver Texto
(3)
Los Estudios del Centro de Investigaciones Sociológicas están disponibles en la página web http://www.cis.es/cis/opencms/ES/index.html.
Ver Texto
(4)
DE LA CUESTA ARZAMENDI, J. L., «La corrupción ante el Derecho y la Justicia», Diario LA LEY, núm. 8153, de 20 de septiembre de 2013.
Ver Texto
(5)
Teoría de las Penas y las Recompensas obra traducida al castellano en 1838 y editada por la Imprenta de D. Manuel Saurí en Barcelona.
Ver Texto
(6)
Sarbanes-Oxley Act. Versión online disponible en la página web: https://www.sec.gov/about/laws/soa2002.pdf.
Ver Texto
(7)
The Dodd-Frank Wall Street Reform and Consumer Protection Act. Version online disponible en la página web: https://www.sec.gov/about/laws/wallstreetreform-cpa.pdf.
Ver Texto
(8)
GIMENO BEVIÁ, J., El proceso penal de las personas jurídicas, ed. Thomson Reuters Aranzadi, Madrid, 2014, pág. 79.
Ver Texto
(9)
GALVÁN RODRÍGUEZ, E., El Inquisidor General, Dykinson, S.L., Madrid, 2010, pág. 260, citado por GONZÁLEZ-CUÉLLAR SERRANO, N., Ecos de Inquisición, Ediciones Jurídicas Castillo de Luna, Madrid, 2014, pág. 234 y ss.
Ver Texto
(10)
Sobre dicho «derecho a premio de denuncia», vid. CUADRADO RODRÍGUEZ, J. I., La denuncia en el derecho tributario, ed. Marcial Pons, Madrid, 1995, pág. 69 y APARICIO PÉREZ, A., La denuncia pública en materia tributaria (génesis, evolución, perspectivas de futuro), ed. Tirant lo Blanc, Valencia, 2002, pág. 108.
Ver Texto
(11)
El Pliego de condiciones del citado Acuerdo Marco puede obtenerse en la página web: https://sede.sepe.gob.es/es/portaltrabaja/resources/sede/licitaciones/convocatorias/recursos/pdf/PCAP_17_13.pdf.
Ver Texto
(12)
Entre otras, vid. SSTC 14/1993, de 18 de enero; 101/2000, 10 de abril; 55/2004, de 19 de abril y 38/2005, de 28 de febrero.
Ver Texto
(13)
DIAZ-MAROTO VILLAREJO, J., «Algunos aspectos jurídico-penales y procesales de la figura del "arrepentido"», Diario LA LEY, núm. 4132, de 27 de septiembre de 1996.
Ver Texto
(14)
Lo califican como cláusula procesal incluida en el Código Penal FERNÁNDEZ RODRÍGUEZ, M. D., El chantaje, ed. PPU, Barcelona, 1995, pág. 125; RODRÍGUEZ DEVESA, J. M. y SERRANO GÓMEZ, A., «Delitos contra la libertad y seguridad», en Derecho Penal español. Parte especial, ed. Dykinson, Madrid, 1995, pág. 304; BARQUÍN SANZ, J. «Notas acerca del chantaje y de la cláusula de oportunidad en su persecución», Revista Electrónica de Ciencia Penal y Criminología (RECPC), vol. 4 (2002), edición online disponible en: http://criminet.ugr.es/recpc/recpc_04-01.html.
Ver Texto
(15)
GONZÁLEZ-CUÉLLAR SERRANO, N., «¿Criminalización de las prácticas restrictivas de la competencia? Los cárteles ante la justicia penal», en Remedios y Sanciones en el Derecho de la Competencia, Fundación Rafael del Pino/Marcial Pons, Madrid, 2008, pp. 75 a 100.
Ver Texto
(16)
BENÍTEZ ORTÚZAR, I. F., El colaborador con la Justicia. Aspectos sustantivos procesales y penitenciarios derivados de la conducta del «arrepentido», Madrid, Dykinson, 2004. pág. 35.
Ver Texto
(17)
GONZÁLEZ-CUÉLLAR SERRANO, N., «¿Criminalización…», op. cit., pág. 81.
Ver Texto
(18)
En Europa, el informe Legal Scope of Non-Prosecution in Europe (J. P. TAK, United Nations European Institute for Crime Prevention and Control (HEUNI), Finlandia, 1986) hizo un estudio comparativo de lo regulado en Alemania, Francia, Bélgica, Portugal, Irlanda, Noruega, Dinamarca o Luxemburgo, y en América latina, la figura del «colaborador con la Justicia» se prevé expresamente en México (Ley federal contra la delincuencia organizada, de 7 de noviembre de 1996, reformada a través de la Ley de 14 de marzo de 2014); Colombia (a partir de la Ley núm. 81 de 1993, reformada en los años 2000, 2004 y 2009); Brasil (en la Lei núm. 9.807, de 13 de julio de 1999); o Argentina (en virtud de la Ley núm. 25.241, conocida como la «Ley del Arrepentido»).
Ver Texto
(19)
Además de lo dispuesto en las Leyes Sarbanes-Oxley de 2002 y Dodd-Frank de 2010, véase la Whistleblower Protection Act (WPA) de 1989, modificada a través de la Whistleblower Protection Enhancement Act de 2012 (WPEA) aprobada el 27 de noviembre de 2012. La versión online de dicha norma se encuentra disponible en la página web: http://www.gpo.gov/fdsys/pkg/BILLS-112s743enr/pdf/BILLS-112s743enr.pdf.
Ver Texto
(20)
Vid. GRUNER S. R., «Preventive Fault and Corporate Criminal Liability: Transforming Corporate Organizations into Private Policing Entities», en VV.AA., International Handbook of White-Collar and Corporate Crime, ed. Springer, California, 2007, pág. 297; y RAGUÉS I VALLES, R., «¿Héroes o traidores? La protección de los informantes internos (whistleblowers) como estrategia político-criminal», IN DRET 3/2006, julio 2006, pp. 2 y 3.
Ver Texto
(21)
GONZÁLEZ-CUÉLLAR SERRANO, N., Ecos de Inquisición, op. cit., pág. 97 y ss.
Ver Texto
(22)
RAGUÉS I VALLES, R., «¿Héroes o traidores?...», op. cit., pág. 4.
Ver Texto
(23)
http://www.empleo.gob.es/buzonfraude/index.jsp. Un año después, se ha informado que a través de este buzón se han iniciado 8.192 actuaciones inspectoras y se ha conseguido liquidar cuotas a la Seguridad Social por importe de 1,4 millones de euros e imponer sanciones a las empresas infractoras por valor de 4,4 millones de euros. Noticia publicada en el diario ABC el 22 de agosto de 2014 (http://www.abc.es/economia/20140822/abci-buzon-chivatazos-fraude-201408221245.html. Fecha de consulta, 22 de agosto de 2014).
Ver Texto
(24)
Vid., por todas, STSJ de Cataluña, Sala de lo contencioso-administrativo, núm. 171/2013, de 19 de febrero.
Ver Texto
(25)
Vid. arts. 83 quáter y 90 de la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores.
Ver Texto
(26)
Vid. SSTS de 19 de febrero y de 4 de abril de 2003.
Ver Texto
(27)
STS de 1 de diciembre de 2006, Rec. 1573/2005.
Ver Texto
(28)
Vid., por todas, las SSTS de 26 de septiembre de 1997, 8 de marzo y 12 de abril de 2012.
Ver Texto
(29)
Vid., por todas, las SSTEDH de 20 de noviembre de 1989 (Kostovski c. Países Bajos) y de 27 de septiembre de 1990 (Windisch c. Austria).
Ver Texto
(30)
Sobre la aplicación de las medidas de protección de testigos al colaborador con la Justicia, vid. SÁNCHEZ GARCÍA DE PAZ, I., «El coimputado que colabora con la Justicia penal (con atención a las Reformas introducidas en la Regulación españolas por las leyes 7 y 15/2003)», Revista electrónica de Ciencias penales, núm. 7, 2005 (versión online disponible en: http://criminet.ugr.es/recpc/) y CUBILLO LÓPEZ, I. J., La protección de testigos en el proceso penal, ed. Thomson Reuters, Madrid, 2009, pág. 35 y ss.
Ver Texto
(31)
Véase el Auto núm. 19/2013, de 8 de mayo, de la Sala de lo Penal (secc. 2.ª) de la Audiencia Nacional.
Ver Texto
(32)
ZAFRA ESPINOSA DE LOS MONTEROS («Algunas cuestiones acerca de la protección de testigos en el proceso penal», Diario LA LEY, núm. 7260, de 13 de octubre de 2009) entiende que «conforme al texto de la LO 19/1994, estos colaboradores no pueden ser objeto de protección pues no tienen la consideración de testigos. No obstante, en mi opinión, la aplicación de la LO 19/1994 no puede circunscribirse a los testigos sino que debe ampliarse a todos aquellos sujetos que, por colaborar activamente con la justicia, vean perjudicada su seguridad. Es por ello que debe defenderse la inclusión de estos sujetos, colaboradores con la justicia, dentro del protección de testigos, sobre todo, para la aplicación de las medidas tendentes a garantizar su protección una vez finalizado el procedimiento».
Ver Texto
(33)
Un importante resumen de la doctrina del TEDH se recoge en la STC 75/2013, de 8 de abril de 2013.
Ver Texto
(34)
ARIAS RODRÍGUEZ, J. M., «Algunas reflexiones sobre la política anticorrupción en la Unión Europea», Diario LA LEY, núm. 7989, de 21 de diciembre de 2012.
Ver Texto
(35)
Entre otras, vid. las SSTS, sala 2.ª, de 17 de junio de 1986, 29 de octubre de 1990, 28 de mayo de 1991, 11 de septiembre de 1992, 25 de marzo de 1994, 14 de febrero de 1995, o 23 de junio de 1998.
Ver Texto
(36)
STS (Sala de lo Penal) núm. 210/1995, de 14 febrero.
Ver Texto
(37)
DIAZ-MAROTO VILLAREJO, J., «algunos aspectos jurídico-penales…», op. cit.
Ver Texto
(38)
Vid. CABEZUDO ROGRÍGUEZ, N, «Justicia negociada y nueva reforma procesal penal (I)» y «Justicia negociada y nueva reforma procesal penal (y II)», en LA LEY, núm. 5815 (día 2 de julio de 2003), pp. 1 a 5, y LA LEY, núm. 5816 (día 3 de julio de 2003), pp. 1 a 6.
Ver Texto
(39)
GONZÁLEZ-CUÉLLAR SERRANO, N., «La reforma de la ley de enjuiciamiento criminal: necesidad de su reforma y examen de las sucesivas reformas parciales», en VV.AA., Estudios Jurídicos 2004, ed. Centro de Estudios Jurídicos, Madrid, 2005, pág. 5048.
Ver Texto
(40)
Vid. SSTS, Sala de lo Penal, de 21 de octubre de 2003 y de 7 de febrero de 2005.
Ver Texto
(41)
Vid. SSTS, Sala de lo Penal, de 20 de diciembre de 1983, 15 de marzo de 1989, 30 de marzo de 1990, 31 de enero de 1995, 27 de septiembre de 1996, 25 de enero de 2000, 23 de noviembre de 2005 o de 22 de febrero de 2007.
Ver Texto
(42)
Vid. SSTS, Sala de lo Penal, de 23 de junio de 2004, 5 de octubre de 2010 y 18 de febrero de 2014.
Ver Texto
(43)
Entre otras, vid. SSTS, Sala de lo Penal, de 10 de marzo y de 23 de junio de 2004, 29 de octubre de 2009, 11 de octubre de 2011, 26 de marzo de 2012, o 23 de octubre de 2012.
Ver Texto
(44)
DEL MORAL GARCÍA, A., «Ministerio Fiscal y reforma de la Justicia», Jueces para la Democracia, 2002, núm. 43, pág. 19.
Ver Texto
(45)
XIOL RÍOS, J. A., «Líneas Fundamentales del futuro proceso penal», en VV.AA., La reforma del proceso penal: II Congreso de Derecho procesal de Castilla y León, ed. Centro de Publicaciones del Ministerio de Justicia, 1989, pág. 212.
Ver Texto
(46)
HASSEMER, W., «La persecución penal: legalidad y oportunidad», Jueces para la Democracia, 1988, vol. 4, pág. 9 (traducción de M. A. Cobos Gómez de Linares).
Ver Texto
(47)
GONZÁLEZ-CUÉLLAR SERRANO, N., «La reforma…», op. cit., pág. 5053.
Ver Texto
(48)
GUZMÁN ZAPATER, C., «el "programa de clemencia" en el sistema español de defensa de la competencia: una visión práctica», Working Paper IE Law School, AJ8-188, 31-07-2012.
Ver Texto
(49)
SOTO RODRÍGUEZ, M. L., «El arrepentimiento en el delito de tráfico de drogas. Art. 376 del Código Penal», Diario LA LEY, núm. 7856, de 11 de mayo de 2012.
Ver Texto
(50)
BENÍTEZ ORTÚZAR, I. F., El colaborador con la justicia. Aspectos sustantivos, procesales y penitenciarios derivados de la conducta del «arrepentido», ed. Dykinson, Madrid, 2004, pág. 192.
Ver Texto
(51)
SOTO RODRÍGUEZ, M., «El arrepentimiento…», op. Cit.
Ver Texto
(52)
SERRANO-PIEDECASAS FERNÁNDEZ, J. R., Emergencia y crisis del Estado social: análisis de la excepcionalidad penal y motivos de su perpetuación, ed. PPU, Barcelona, 1988, pág. 208.
Ver Texto
(53)
DIAZ-MAROTO VILLAREJO, J., «Algunos aspectos…», op. cit., pág. 1465.
Ver Texto
(54)
LAMARCA PÉREZ, C.: Tratamiento jurídico del terrorismo. Ministerio de Justicia, Madrid, 1985, pág. 348.
Ver Texto
(55)
CABEZUDO RODRÍGUEZ, N., «Justicia negociada y nueva reforma procesal penal», Diario LA LEY, núm. 5815, de 2 de julio de 2003.
Ver Texto
(56)
CABEZUDO RODRÍGUEZ, N., «Sobre la conveniencia de atribuir la instrucción penal al ministerio fiscal», Revista Jurídica de Castilla y León, 2008, núm. 14, pág. 211.
Ver Texto

Comentarios

  1. Nos convertimos en parte de la corriente cuando todo nos da igual la corrupción y la impunidad, en vez de estar encontra de esos corruptos y sus complices en contra del dolor de un pueblo que llora sangre. Hasta cuando vamos a permitir esto... http://kcy.me/2bv8a

    ResponderEliminar
  2. D. José Luis Peñas : el delator de la Gürtel : Siseguridad Coaching Safety :Consultoría de formación en seguridad y autoprotección integral : Denunciar la corrupción no le sale gratis a nadie"
    Ser uno de los suyos. Gozar de su protección y su respeto. El lado más romántico de la mafia, ése que nos han 'vendido' sagas como 'El Padrino' o 'Los Soprano', ha convertido a la organización en un objeto de secreto deseo. En un concepto que se anhela y se consume. «Todos hemos fantaseado con vivir en una organización así aunque sea por un día», afirma Louis Ferrante, un ex miembro del clan de los Gambino ahora reinsertado tras cumplir ocho años de prisión por negarse a delatar a sus compañeros. Sólo hay que fijarse en la cantidad de servicios que recurren a su imagen. La 'marca mafia' funciona

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El deber de autoprotección del empresario hacia sus trabajadores en situaciones de emergencia. Prevención de Riesgos Laborales Segurpricat Siseguridad

El GREIM y del Servicio Aéreo de la Guardia Civil rescata a un barranquista tras sufrir un accidente en Cazorla (Jaén)

Imágenes de atentado en el metro de San Petersburgo #Rusia Manual de Autoprotección Integral de Personas –MAIP- para empleados de las empresas privadas y públicas.