Colaboración público-privada. Seguridad física de las instalaciones nucleares por la Guardia Civil

La Unidad de Respuesta de la Guardia Civil comienza a prestar servicio de manera permanente e ininterrumpida en la Central Nuclear de Trillo
Las Unidades de Respuesta de la Guardia Civil forman parte del nuevo modelo de seguridad nuclear desarrollado por el Ministerio del Interior en colaboración del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y del Consejo de Seguridad Nuclear
Para poner en marcha este nuevo modelo de seguridad se ha llevado a cabo un importante desarrollo normativo, además de un laborioso trabajo técnico-operativo, que ha establecido los procedimientos de actuación de la Unidad de Respuesta y su integración, coordinación y comunicación con los efectivos, medios técnicos y lógicos ya existentes en la central nuclear
Se trata de una acción coordinada entre las entidades públicas implicadas en la seguridad nuclear y el sector privado que opera en este sector
El nuevo modelo de seguridad nuclear desarrollado por el Ministerio del Interior en colaboración del Ministerio de Industria, Energía y Turismo y del Consejo de Seguridad Nuclear, basado en la creación de unas Unidades de Respuesta de la Guardia Civil ubicadas de modo permanente en el interior de las centrales nucleares, comienza hoy a prestar  servicio en la Central Nuclear de Trillo (Guadalajara).
La implantación de este nuevo modelo de seguridad nuclear responde a la necesidad de hacer frente a las nuevas amenazas como el terrorismo yihadista mediante la prevención, neutralización y respuesta ante supuestos de ataque o intrusión.
La puesta en marcha de este nuevo modelo ha exigido la creación de unas Unidades de Respuesta de la Guardia Civil, especializadas y compuestas por personal altamente cualificado y equipado, para prestar estos servicios en las centrales nucleares. En este sentido, la Oferta de Empleo Público de la Guardia Civil para este año se ha incrementado en 185 efectivos destinados a estas Unidades de Respuesta y, además, está previsto que en los próximos años se incremente el número de agentes hasta completar el personal necesario para cubrir todas las centrales nucleares.
El pasado 18 de diciembre de 2015, el Consejo de Ministros aprobó el Real Decreto 1086/2015, sobre protección física de las instalaciones y los materiales nucleares, y de las fuentes radiactivas, para dar cobertura legal a las Unidades de Respuesta de la Guardia Civil y establecer las responsabilidades, cometidos y funciones de los diferentes actores intervinientes en la seguridad física de las instalaciones nucleares.
Además, teniendo en cuenta la limitación del gasto público, el 22 de septiembre de 2015 se publicó la Ley 34/2015, de 21 de septiembre, que recoge en su disposición final séptima, la creación de la tasa estatal por la prestación de servicios de respuesta de la Guardia Civil en el interior de las centrales nucleares cuya base imponible se determinará atendiendo al número de agentes asignados a cada instalación.

Colaboración público-privada

La implantación de este nuevo modelo de seguridad física ha sido fruto de una acción coordinada entre las diferentes entidades públicas implicadas en la seguridad de las centrales nucleares, y de la cooperación y la responsabilidad compartida con el sector privado que las opera.
Los operadores de las centrales nucleares constituyen un sector preocupado por la seguridad, consciente de la necesidad de una especial protección, por lo que la colaboración público-privada ha sido un elemento fundamental para lograr   establecer un entorno de seguridad integral que beneficia a la sociedad.
La Unidad de Respuesta se suma a los profesionales de la seguridad privada que ya se encuentran prestando servicio en las centrales nucleares, de tal manera que la colaboración público-privada va a permitir desarrollar un modelo mixto de seguridad que refuerza notablemente los márgenes de seguridad atendiendo a una necesidad real derivada de los últimos sucesos acontecidos en el mundo.

Seguridad física de las instalaciones nucleares

La seguridad física de las centrales nucleares constituye un instrumento esencial para hacer frente a los eventuales peligros que pueden plantear la apropiación indebida, el tráfico y el uso ilícito de materiales nucleares o radiactivos, y el sabotaje de instalaciones nucleares, en relación con la posible liberación de radiactividad o la dispersión de contaminación radiactiva.
Por tanto, la integración y conjunción de este nuevo modelo y las medidas de seguridad física derivadas de la protección de las infraestructuras críticas, ha permitido implantar un marco integral de protección y seguridad de los servicios esenciales atendiendo a las exigencias recogidas en la Ley 36/2015, de 28 de septiembre, de Seguridad Nacional, según la cual la seguridad energética y la preservación del medio ambiente son ámbitos de especial interés para la Seguridad Nacional. En este sentido, cabe recordar que las centrales nucleares generaron en 2015 algo más del 20% de la electricidad producida en España.
Además, la implantación de este nuevo modelo está en plena consonancia con los ámbitos prioritarios de actuación recogidos en la Estrategia de Seguridad Nacional y permite reforzar las infraestructuras que proporcionan servicios esenciales para la sociedad, con el objetivo de garantizar la seguridad de los ciudadanos y su bienestar social y económico.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Contratación de vigilantes de seguridad habilitados para la prestación de servicios de seguridad en fiestas locales: de carnavales, fiestas patronales y otros eventos

Nueva estructura de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para afrontar con mayor eficacia los nuevos retos de seguridad

El GREIM y del Servicio Aéreo de la Guardia Civil rescata a un barranquista tras sufrir un accidente en Cazorla (Jaén)