Los trabajadores de la empresa de seguridad Prosegur en el aeropuerto de Barajas, acordaron por unanimidad ir a la huelga entre el 21 de diciembre y el 8 de enero para pedir la mejora de las condiciones de trabajo

Los representantes de los trabajadores de seguridad de Prosegur del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas   no han logrado un acuerdo que evite los paros parciales convocados entre el 21 de diciembre y el 8 de enero, pese a la mediación del Instituto Laboral de la Comunidad de Madrid.

No obstante, Prosegur ha presentado una nueva demanda por huelga ilegal ante los juzgados de lo social de Madrid, aunque la fecha del juicio todavía no se ha fijadoe.
La compañía Prosegur considera que los motivos alegados para convocar los paros, que comenzarán el jueves, son los mismos que se esgrimieron en el anterior preaviso de huelga, que fue declarado ilegal por el Juzgado de lo Social número 5 de Madrid, y que sólo cambian los convocantes.
Según la sentencia,  el recurso a la huelga se consideró ilegal porque, antes de convocarla, los trabajadores de seguridad privada de Prosegur deberían haber pedido la ejecución del acuerdo que las dos partes alcanzaron el pasado julio y que evitó una primera convocatoria de paros.
"Sólo cuando se les indique que no es posible (la ejecución) podría entenderse que ese acuerdo no tiene el valor que las partes quisieron darle y, por tanto, permitir a los trabajadores emplear todos los medios a su alcance para, dentro de la legalidad, poder conseguir las mejoras laborales reivindicadas", señala la sentencia.
Fuentes de la empresa de seguridad  Prosegur han destacado también que la convocatoria de paros de los trabajadores de seguridad privada en el aeropuerto de Barajas se produce a pesar del acuerdo que alcanzaron en noviembre las empresas del sector de la seguridad privada , los sindicatos y los ministerios de Fomento, Empleo e Interior.
Según estas fuentes, el acuerdo contempla una subida media de los sueldos de los trabajadores de seguridad del 11 %, porcentaje al que se suma un 5 % en el caso de algunos aeropuertos como el de Barajas.
No obstante, estos incrementos están supeditados a que se vuelvan a sacar a concurso y licitaciones de los servicios de seguridad para que la contraprestación económica permita estas alzas.
Además, el convenio colectivo del sector de la seguridad privada, aprobado este pasado mes noviembre, contempla una subida del 2 % para el próximo año 2018.
El pasado 4 de diciembre, los afiliados de Ates, el sindicato mayoritario entre los trabajadores de seguridad privada de Prosegur en el aeropuerto de Barajas, acordaron por unanimidad ir a la huelga entre el 21 de diciembre y el 8 de enero 2018 para pedir la mejora de las condiciones de trabajo.
Unos días antes, el 29 de noviembre, la asamblea de trabajadores de seguridad privada había decidido mantener los paros parciales convocados para esas fechas, en plenas fiestas de Navidad.
Los empleados de seguridad de Prosegur habían desconvocado previamente una primera tanda de paros intermitentes que debía comenzar el 28 de noviembre y terminar el 11 de diciembre.
Los paros parciales tendrán lugar en cuatro tramos horarios: entre las 5:30 y las 6:30, entre las 10:30 y las 11:30, entre las 14:00 y las 15:00; y entre las 19:00 y las 20:00.

Otras noticias:

INFORME UCSP Nº: 2014/024 UCSP Unidad Central de Seguridad privada de la Policia Nacional

ucsp.coordinacion@policia.es

El presente informe de la unidad cenral de seguridad privada de la Policia Nacional se redacta a petición del Jefe de la Policía Local de una localidad, en la que viene a solicitar respuesta a cuestiones relativas a fiestas locales de carnavales, fiestas patronales y otros eventos, en los que es necesario contratar vigilantes de seguridad para la prestación de servicios de seguridad en las personas y bienes.

De la Ley de 5/2014 de seguridad privada .Artículo 32.

Vigilantes de seguridad habilitados .

1. Los vigilantes de seguridad desempeñarán las siguientes funciones:
  1. Ejercer la vigilancia y protección de bienes, establecimientos, lugares y eventos, tanto privados como públicos, así como la protección de las personas que puedan encontrarse en los mismos, llevando a cabo las comprobaciones, registros y prevenciones necesarias para el cumplimiento de su misión.
  2. Efectuar controles de identidad, de objetos personales, paquetería, mercancías o vehículos, incluido el interior de éstos, en el acceso o en el interior de inmuebles o propiedades donde presten servicio, sin que, en ningún caso, puedan retener la documentación personal, pero sí impedir el acceso a dichos inmuebles o propiedades. La negativa a exhibir la identificación o a permitir el control de los objetos personales, de paquetería, mercancía o del vehículo facultará para impedir a los particulares el acceso o para ordenarles el abandono del inmueble o propiedad objeto de su protección.
  3. Evitar la comisión de actos delictivos o infracciones administrativas en relación con el objeto de su protección, realizando las comprobaciones necesarias para prevenirlos o impedir su consumación, debiendo oponerse a los mismos e intervenir cuando presenciaren la comisión de algún tipo de infracción o fuere precisa su ayuda por razones humanitarias o de urgencia.
  4. En relación con el objeto de su protección o de su actuación, detener y poner inmediatamente a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad competentes a los delincuentes y los instrumentos, efectos y pruebas de los delitos, así como denunciar a quienes cometan infracciones administrativas. No podrán proceder al interrogatorio de aquéllos, si bien no se considerará como tal la anotación de sus datos personales para su comunicación a las autoridades.
    Lo dispuesto en el párrafo anterior se entiende sin perjuicio de los supuestos en los que la Ley de Enjuiciamiento Criminal permite a cualquier persona practicar la detención.
  5. Proteger el almacenamiento, recuento, clasificación, transporte y dispensado de dinero, obras de arte y antigüedades, valores y otros objetos valiosos, así como el manipulado de efectivo y demás procesos inherentes a la ejecución de estos servicios.
  6. Llevar a cabo, en relación con el funcionamiento de centrales receptoras de alarmas, la prestación de servicios de verificación personal y respuesta de las señales de alarmas que se produzcan.
    Además, también podrán realizar las funciones de recepción, verificación no personal y transmisión a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad que el artículo 47.1 reconoce a los operadores de seguridad.
2. Los vigilantes de seguridad se dedicarán exclusivamente a las funciones de seguridad propias, no pudiendo simultanearlas con otras no directamente relacionadas con aquéllas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Policía Nacional detiene en #Valencia y #Barcelona a 11 #grafiteros por más de 77 delitos de daños causados en trenes.

Nueva estructura de la Policía Nacional y de la Guardia Civil para afrontar con mayor eficacia los nuevos retos de seguridad